Cuando el diablo mete la cola

La Divina Comedia y El Aleph: recuerdo de un encuentro con Borges

Por Antonio Pinto