La apuesta de Rohmer

Sobre el film Mi noche con Maud / Por Manuel Ventureira