Antología de Antonio Montesanto

Diez poemas de Antonio Montesanto. Selección y curaduría de Matías Rodríguez Ramos

(Ver artículo introductorio)

Portada de Umbral, editado artesanalmente por el autor y distribuido por él mismo en sobres de papel madera. Se desconoce la cantidad de ejemplares publicados de este libro

DEL LIBRO “UMBRAL”

al Nano

      Un día quisiera ser

el humo del cigarrillo de mi hijo

y que mi hijo me piense sin pensarme

                  lentamente

escapar de su boca en una sonrisa

      “estaba loco el viejo”

      y que

                 se le nuble

la mirada como un grito                   y que

                               se quede

   sin palabras

      si alguien al descuido

le preguntase

                        en qué estaba pensando

***

                  

  la muerte

la muerte es un caballo

                                          cabalgando

                                          lento

lento

la muerte es

      un clavel marchito

      un crisantemo

un día en los ojos de un hombre

                                                  el desamparo

una lágrima

la muerte es una lágrima celeste

                           en un ojo de nostalgia

y los huesos en la zanja de un perro

y las hojas secas de un plátano

a dónde irá el viento después de todo

tan triste?

la muerte es un caballo

cabalgando lento cansado

                                             adentro del alma

desnuda simple la muerte es

un féretro

pero también la luna niña que nadie mira

pero también este crepúsculo

que se cae maduro adentro de mi boca

                                                            como nunca

y ese niño corriendo donde ya no existe

un pedazo de tierra

                               en donde ensuciarse

                                                              la muerte es

                                                                           un caballo

                                                        cabalgando

                                                        lento

hacia una cumbre un río

donde beberse la sed

y después

mirar más calmo

desde sus ojos potros

                 salvajes

la muerte es un viejo

que no camina simple

y aquél Hombre que vive

por la boca de otro Hombre

y aquél joven

                     que se enrosca en una bandera

y envejece

la muerte es callarse

la palabra la palabra furia

sangre cristalina del alma

                                        y para hablar sin alma

es mejor como Dios

quedarse callado

como Dios

y ser piedra camino orilla

de las pisadas

la muerte

                                 la muerte

es un caballo cansado robusto roto

que nos lleva en su lomo

hacia el otro silencio

y después nos arroja

algunos

(dicen)

que se rompen

otros que vuelan como pájaros

                                              otros semillas

                                             otros peldaños

                                 otros…

la muerte es un caballo moribundo

hastiado de escucharnos

que se vuelca en su sombra

                                          y soporta

el quejido humano

cotidiano

pero también la muerte es un tren

y adiós en la mano de un niño

y el tren que ya canta en las vías

                                                    que ya rompe su alegría

que ya llega que ya pasa que ya muere sí

también la muerte es un tren

que se aleja en la mano

                                     suspendida de un niño

en su mano

y es un zapato olvidado en un baldío

(por un cobarde e insensible pie)

y es un espejo que no mira

y es una flor colocada sin amor

donde

sólo existen los huesos

(por qué no decirlo)

pero

               yo no me disfrazo

(el espíritu mueve la materia

pero sin la materia todo estaría inactivo)

derramar una flor sobre unos huesos sucios

es la más clara frágil humanidad

que sostiene mi cielo

el viento hamaca su silbido en los pinos

la tarde se hunde en mi cansancio

y mi bicicleta arde su piel oxidada

hacia el oeste de la ternura

la muerte

la muerte ya no existe

la muerte es no vivir desnudo

debajo de las sombras

                                      la muerte es

la jaula en un pájaro

tus ojos tibios

un bicho pisado

                                      la carne entre los dientes

                                       una mirada esquiva

la muerte es…

Poema Janis, perteneciente a Umbral. Collage del autor. Fotocopia sobre hoja tamaño A4

***

INÉDITOS

El elefante del circo Berlín

atado de una pata;

en la parte trasera de la carpa,

cuando no actúa

                             baila

(al escuchar la música, baila)

                             prostituido

si le pagaran

            si le dijeran

                        si lo quisieran

volver un elefante,

                    ya no podría ser un elefante;

mi caricia, resbala en tu piel,

(porque tu piel además es gruesa)

como el dolor abierto de una lágrima

como el dolor;

porque tu piel, es

                                     como la muerte animal

                 de mi hombre corazón

elefante

si te pidieran hacer circo lo harías,

pero

                                   por qué?

desde las punta de mis dedos,

un agrio sucio polvoriento

tronco pantano selva

edificio casa o niño de cara sonriente

                            se rompe en mis piernas;

deja escapar el globo

                                   elefante

y mi caricia

                                   mi caricia

                    se clavó en tu alma;

aunque tu alma sea tan gruesa

                                                           elefante

aunque tu alma

                                   elefante

                                               sea tan gruesa

***

a Carlitos Chaplín

Será / porque tenías / alma de niño /

que mis ojos / asombrados / te miraban /

o / tal vez / porque / se desprendía / de tu boca /

una triste / sonrisa / (inocente / audaz) /

o / por la furia / incontrolable / de tu bigote /

o / la tenue / rebeldía / de tu bastón /

o / ese obstinado / sombrero / (bombín) /

donde / estallaban / tus pensamientos locos /

plagados / repletos / de ternura / o esas /

tus líricas / piernas / solo comparables /

(a las del Loco Houseman) / escapando /

(una / vez más) / alegres / por la línea / eterna /

que traza / el corazón / donde fluía / como /

un río / de luz / tu sangre / de payaso /

(quijotesco / solitario / brillante) /

en esta sociedad / donde / se establece /

irónicamente / el precio / de una lágrima /

donde / no caben / tus zapatos / gigantes /

ni tu viento / esparciendo / la bondad /

soplando / (sin cesar) / el ala / de Dios /

para proteger / terco / (como nadie) /

el llanto / el llanto / el llanto /

de los niños

***

a la Piba Triste

El perfil / de la niña / dibuja / la tristeza /

(de todos modos / la tristeza) / protege / (aún) / sus ojos /

que apenas / (solo / apenas) / pueden / murmurar / la vida /

(mientras) / acaricio / su frente / con ternura / y / el /

silencio / besa / lentamente / su lágrima / que cae /

para adentro / como / suelen caer / las verdaderas /

lágrimas / la tarde / (despacio) / mueve / mis dedos /

hacia  / el poema / el alma / de la niña / triste /

que / ha dibujado / mi corazón / al descubierto /

más / impotente / que nunca / el crepúsculo /

también / la contempla / ansioso / sediento /

(casi / a punto) / de soplarle / (con / su viento /

de / sangre) / algunas palabras / algunas / palabras /

sin embargo / (como / yo) / continúa / continúa /

continúa / callado.

***

Nieblas matutinas / pedaleamos aún / las voces de los municipales / se derraman / cansadas / en el vacío / (como sombras) a la hora del mate / algunos / toman vino / el vino / tiene el poder / de / la palabra / la reflexión / y / (el riesgo) / de la tristeza /

ropas azules / soplando / el mate cocido / cementerio La Piedad / palas / puchos / números / más números / risas / más risas / nieblas matutinas / pedaleamos aún / más acá / donde / la nostalgia / (suele ser) / unos labios / que soplan / los codos / junto a los codos / 9 / de la mañana / la voz / ronca / del Kike / _”hijos de puta” / y / a su lado / la risa / agreste / del Cordobés / el cuello / (limpio) / del viejo Bagnera / (que / apenas sonreía) / los ojos / alcahuetes del Churrero / (que lastimaban) / como si fuesen cuchillos / _”qué mirás / Boludo” / decía / sin / decirle / y / a la izquierda / el Kumpa Monzón / tan remendado / como / su bicicleta /

Nieblas / nieblas / nieblas matutinas / y Virgilio / (con el río / de sus cicatrices) / en el rostro / y / esa mirada / (tan sabia / y / cristalina) / Dios mío / esa / mirada / que / parecía / querer decirme / algo más / desde / aquel silencio / Dios mío / esa mirada / _”pibe / qué haces aquí / con nosotros?” / y / una / y / una / y / otra / boca / en el pico / de la botella / de vino / tinto / naciendo / el mediodía / en los labios / cuando / ya / el Kike / crecía / en soledad / y / la risa / del Cordobés / (no era / la misma) / y / Tacuarita / encendía / la chispa / de su voz / sobre la nada / y / el viejo Bagnera / pensaba / (quién sabe / en qué) / y / Virgilio / (miraba / mi sonrisa) / (como diciendo) / hasta mañana? / yo guardaba / las cosas / en mi bolso / (y pensaba) / que mi vieja / me iba / a decir / que tenía / olor / a vino / empujándome / el plato / con ternura / (como diciendo) / _”hijo mío / cuídate”.

***

Este vino del silencio / para nombrarte / donde agoniza la

noche / y las cosas encuentran su corazón en la penumbra / y

Dios descansa en la canilla que gotea / y la pena se alivia

en el corazón / y el cuerpo permanece estático sin su grito / y

todo está quieto / hasta el amor / que respira como un animal

dolido desde mis ojos / sí / este vino del silencio / para nombrarte /

húmedo / honesto / necesario / cuando ya las palabras

pertenecen a otro hastío / y sólo queda la mano / como ofrenda

de la convivencia / en un vaso / esa mano que piensa /

y se eleva / y entrega su adiós y su beso en el paisaje /

esa mano / esa turbia / clara mano / que distrae a la vida

sin quejarse / mientras nos llega tenue / el ladrido

de un perro / desde la luna

***

quisiera darte una poesía más pura

  que la de las palabras

    mi brazo en tu ternura, tal vez

  y que te duermas / te duermas

algodón en mis ojos que lloran

                          tu alegría quieta en el sueño

y donde allí / hijo / formas tu dulce / rojo corazón

                                                         de uva madura

    y solo soy ese espejo dolido que te mira

  agoté tus ojos en el vino / casi nada /

esperando tu beso de Cristo en la noche

    los perros aúllan su misterio

                               aúllan

una lágrima cae por mi mejilla

    he doblegado a la palabra

  caigo yo también / también

  puedes escuchar mi corazón?

                                   ahora?

***

Las palabras nos arrastran hacia sus fauces / quieren lograr el

silencio adentro de nosotros / que comprendamos que más allá

de aquí / sólo quedan las sombras de las voces / las palabras /

germinan como moscas / algunas son semillas y crecen / como

polen / fruto / viento / mirada / caricia / las palabras que no

pueden decirnos / aguardan todavía / el juicio final de nuestra

mano / dormida en la aurora / las palabras / semen

del calor / pregunta y misterio / las palabras piel llagada

de ciudad y de ternura / las palabras / débil ironía

deformada de la boca / acobarda / aprisiona / somete nuestros

cuerpos / y entonces / decimos palabras / como lluvia /

y nos quejamos / como si ellas fuesen Dios /  y nosotros /

el silencio inocente de Jesús / que aún nos sangra /

las palabras / canción dolorida de la Soledad / hacia

una soledad mayor / embrión de Luna / niño dormido /

que nos mira / débil sonrisa de un payaso en el

espejo / todavía / todavía / todavía / nos preguntan.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es cropped-icon.png

REFERENCIAS

Debajo de cada poema Antonio Montesanto agregaba una referencia sobre la fecha y el lugar (la mayoría bares) en donde escribía.

Umbral:

“Un día quisiera ser…” –Bar Pimiento, 12 de junio de 1997.

“La muerte…” –Bar La Tortuga, 22 de agosto de 1987. Junto a las referencias aparece la siguiente aclaración: “sábado. 20:30 hs”.

Otros poemas:

 “El elefante del circo Berlín…” –Bar El Ángel (“Del Ángel” en el original), 26 de marzo de 1986. Junto a las referencias aparece la siguiente aclaración: “miércoles”.

“Será…” –No tenemos referencia en cuanto a la fecha. Junto a la dedicatoria aparece la siguiente aclaración:

“- 6 30 Hs. Casa Valentina Rouillon 2530

– 9.30 Hs. Ctrio El Salvador (U y B /  2 “p”)

– 12 Hs. Justina (BAR) E. Ríos y Montevideo.”

“El perfil…” –Bar Capote, 27 de julio de 2014. Junto a las referencias aparece la siguiente aclaración: “Domingo. (Ituzaingo e Italia) (ESQ. NOR-OESTE)”

 “Nieblas matutinas…” –Bar Pimiento, 13 de febrero de 1997. Junto a las referencias aparece la siguiente aclaración: “Jueves / (Mendoza y Pueyrredón) / (ESQ. NOR.OESTE)”

“Este vino del silencio…” –Bar Lourdes, 15 de junio de 1995. Junto a las referencias aparece la siguiente aclaración: “madrugada”.

 “Quisiera darte una poesía más pura…” –Bar Good Morning, 25 de febrero de 1999.

 “Las palabras nos arrastra…” –Bar Lourdes, 10 de mayo de 1995. Junto a las referencias aparece la siguiente aclaración: “miércoles”.

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s